La casta y su corcel negro

La casta y su corcel negro

  • Add Comments
  • Print
  • Add to Favorites

Una de la novelas en español con más impacto visual y de las más importantes del siglo veinte, la que tal vez sea la obra cumbre de  Vicente Blasco Ibáñez, es “Los cuatro jinetes del Apocalipsis“. En ella se retrata magistralmente un alerta único sobre los demonios de la política y fue, como el libro en que se inspira, profética sobre lo que faltaba por cerrarse en el cambio de siglo europeo, allá por 1916. Sin duda el libro de San Juan tiene unos patrones y arquetipos realmente sorprendentes, que nos fueron muy útiles cuando tratamos a “Europa y el apocalipsis griego” y hoy empezaremos con uno de ellos: el tercer jinete.

El jinete en el corcel negro.

¡Y apareció un caballo negro! El jinete tenía una balanza en la mano. Y oí como una voz en medio de los cuatro seres vivientes, que decía: “Una medida de trigo, o tres kilos de cebada, por un denario; pero no afectes al precio del aceite y del vino.»

Ese es el sucinto retrato bíblico del tercer jinete que representa la hambruna. Los estudiosos del texto concluyen que un denario era aproximadamente el salario de un día, que el precio de la ración diaria de trigo alcanzaría diez veces el precio normal y suele aceptarse que, por quienes le preceden, dicha carestía y su consiguiente hambruna son producto de una intervención gubernativa, y todo ocurre, como lo indica, sin una espiral precios-salarios que lo compense, consumiéndose todo el jornal en un solo producto, obligando a pasar hambre para subsistir. El aceite y el vino serían productos de lujo.

Los otros tres personajes son: el primer jinete, el gran falsario, el pseudo-mesías o Anticristo, que va en un caballo blanco; el segundo monta un corcel rojo, simbolizando la guerra y el cuarto, en un corcel “pálido” o verdoso, trae la peste. Toda la tragedia empieza pues con un pseudo-mesías que trae guerra, hambre y epidemias, siendo el último el definitivo.

Pensando en esto uno concluye que en Occidente no debería existir  el mesianismo político, pues para el creyente es, o debería ser, una abominación intolerable, ya que solo hay un Mesías y vendrá al final de los tiempos y, para quien no lo es, simplemente es, o debería ser,  un absurdo político fruto de la irracionalidad. Sin embargo existe y se padece, y solo hay que ver el panorama europeo en su actual crisis secular, fin de un ciclo iniciado con otro falso mesías, el del milenarismo nazi. Luego están los casos de Corea del Norte o del chavismo y su secta política, asesorados por podemonios españoles, y cuya hambruna podría ir incluso a peor; finalmente, en la antigüedad, está Nimrod, a quien emuló nuestro penúltimo iluminado, como vimos en “¿De la casta a la secta?”.

Enlace al resto del artículo: http://www.vozpopuli.com/macro_matters/casta-corcel-negro_7_1007969194.html

No Comments to “La casta y su corcel negro”

add a comment.

Leave a Reply