Economía Generacional Española, 1930-2030.

Economía Generacional Española, 1930-2030.

  • Add Comments
  • Print
  • Add to Favorites

       El enfoque generacional es básico y complementario del análisis económico de largo plazo, de esa forma las fases del ciclo largo suelen acompañarse con referencias generacionales que son las que utilicé para el caso americano en la denominación de algunos escenarios deflacionarios (ver enlace). En ese sentido he utilizado el término generación cuando hablo de las fortísimas cargas que se trasladan a futuro por el actual Gobierno, o cuanto, en el artículo El Escenario Infernal y El Futuro Previsible en su punto 8, comenté que se podían perder hasta dos generaciones.

       En principio, soy reacio a escribir de temas generacionales ya que, aparte de las razones de espacio, el tema se presta a clichés y analogías irracionales facilonas con evidentes intenciones manipuladoras. No obstante, como todo parece indicar que el 22M, tras el fenómeno 15M, marca un punto de inflexión entre fases generacionales político-económicas, de lo que hablaremos más adelante, y dado que se está usando el término “generación perdida” de forma incorrecta, he creído conveniente escribirles del tema.

       La Generación Perdida: no sabemos por qué Gertrude Stein le dijo a Hemingway que pertenecía a una generación perdida, pero lo cierto es que si algo no fueron él, Scott Fitzgerald, John Dos Pasos, T.S. Elliot y el resto de los nacidos entre 1882-1900, según la datación más usual, fue una generación improductiva. Según lo veo, el término es correcto en el sentido de que esa generación no pudo realizar sus aspiraciones (hablo de las sensatas) por tener que ocuparse de todos los desmanes de las anteriores: así sufrieron la Primera Guerra Mundial y su recesión post-bélica, la Gran Depresión y la Segunda Guerra Mundial; pero no fueron inútiles, al contrario, porque fueron ellos, mayormente, quienes de forma anónima sacaron a la humanidad del atolladero en que se había metido y conformaron el mundo futuro; a ella pertenecieron grandes políticos como Truman o Eisenhower y, en cierta forma Roosevelt, quien les dio el relevo.

       La mayoría de quienes se manifestaron a partir del 15-M no comparten ninguna de las características de la Generación Perdida, más allá de que corren el peligro de no conseguir sus aspiraciones, sensatas o no. Para empezar, no conocen el mundo laboral, ya que están terminando de estudiar. Por esa misma razón y por la situación de nuestro sistema educativo tampoco son la generación más preparada. La generación perdida era conocida por “los arregla cosas”, ya que habían tenido que reciclarse laboralmente tantas veces que desarrollaron una capacidad resolutiva y un pragmatismo que dista mucho del mesianismo que parece expresar el Movimiento 15-M y quienes les asesoran y jalean.

       Datación Generacional: mientras que para una línea familiar se hablaría de 25 años, para la demografía y la sociología suele utilizarse un período de 16-18 años aproximadamente, porque es cuando tradicionalmente se considera que empieza la edad adulta; así, cuando nace el “último”, el “primero” tendría unos 16-18 años. Esto crea una acumulación que, según la esperanza de vida, genera una figura de montaña de influencia social con la cima entre los 42 y 58 años. A la economía y la política le interesa esto último, porque es allí donde se cristalizan los liderazgos y se conforman las fases político-económicas de una Era o Saeculum. Son importantes los trabajos de Neil Howe y William Strauss, aunque no directamente (o analógicamente) extrapolables a España, y la mejor representación gráfica de ellos la hace Daniel Luedtke, pero, lamentablemente, por temas de copyright no puedo suministrarla al lector.

       El efecto económico generacional dentro de una línea familiar podría resumirse de esta forma: “La primera generación, que sufre la depresión y lo pierde todo, crece en la virtud de la austeridad… La segunda generación, hijos de la primera, conocieron esa virtud de sus padres pero son más pragmáticos, más generosos y trabajadores pero poco estrictos con sus hijos… La tercera generación desconoce los malos tiempos y sucumbe al endeudamiento irracional y a las burbujas económicas…”. Como se ve la “degeneración” produce una crisis de forma cíclica. Pues bien, lo que se conoce como generación perdida, esos “Nómadas” según los arquetipos generacionales de Howe-Strauss (como lo fueron George Washington, John Adams, Ulysses S. Grant o Eisenhower) fue un caso peculiar de la segunda generación a la que le tocó un entorno en contra durante toda su vida laboral, que son unos 50 años, algo que no tendría que ocurrirle a la generación 15-M, o al menos intentaremos que eso no ocurra, ¿verdad?

       El problema de las dataciones generacionales en España es que ésta viene de vivir fases generacionales político-económicas (a falta de mejor término) mesiánicas con pausas de cierto pragmatismo, de forma que la primera oscilación ha creado tal destrozo generacional que cuando se intenta buscar la continuidad aplicando definiciones al uso en otros países uno se pierde: no son idénticas. En esos períodos de mesianismo parece que al pueblo le gustaría entregarse a una causa en la que el “sistema” que proponen los dirigentes fuera más importante que las personas, aunque en teoría venden lo contrario a fin de que se entreguen a un “líder”, un salvador ansiado. La mentira es descarada y la manipulación populista la regla; en nuestro tiempo, por ejemplo, ha sido común hablar de carisma.

       Datación de Fases Españolas: por la necesidad de ponerse a la altura de su tiempo de forma acelerada, en nuestro caso parecería que estás “eras”, que en realidad son fases de lo que Howe-Strauss llaman Saeculums, tienen una duración de unos 30-33 años, al final de los cuales suele ocurrir algún acontecimiento crucial, un punto de inflexión, que trastoca el status quo impuesto al sistema y se produce una aceleración de la historia que intentó manipularse; la generación en el poder intenta “eternizarse” convirtiéndose en establishment y se le expulsa “con agua caliente”. Estas fases en sí mismas son una anomalía por su duración, producto de la no regeneración normal de la política. Veamos, brevísimamente, las cuatro últimas.

1.    Regeneracionismo Industrialista, 1898-1928/31: Olvida la regeneración y se lo juega todo a la industrialización, en lo que ésta pincha se cae el tinglado. Primer aviso al mediar esa generación: 1909, Semana Trágica de Barcelona. Recibe oxigeno económico con la neutralidad activa. Segundo aviso al terminar esa generación: Huelga General de 1917. Antes que regenerarse opta por la Dictadura en 1923 y, textualmente, desaloja por la fuerza a los profesionales de la política, tomándola los amateurs. Suicida. Engendran el Saeculum mesianismo hispánico. Punto de Inflexión: municipales de abril del 31.

2.    Mesianismo Dogmático 1.931-1.959/62: a pesar de las buenas intenciones iniciales, termina imponiéndose la mentira y el crimen político. Las diferencias se resuelven por las malas. Esta locura durará una generación hasta que los vencedores se regeneran por necesidad. El “punto” de inflexión es el Plan de Estabilización del 21 de Julio de 1959 y el movimiento llamado “Contubernio de Múnich” (1962) que refuerza a los tecnócratas frente al franquismo mesiánico.

3.    Tecnocracia Clerical, 1959/62-1978/81: el dogmatismo económico mesiánico del fascismo se enfrenta a la bancarrota y opta por regenerarse, vía cesión del poder a una generación nueva de corte tecnocrático. El éxito económico es indudable, se desarrolla la clase media, España se convierte en potencia industrial y se queda a un paso de serlo en lo nuclear. Los regeneracionistas dejan de serlo y degeneran al convertirse en establishment, pilotan la Transición hasta el punto de inflexión del 23F de 1981, en que el “suicidio” de los últimos mesiánicos dogmáticos acelera la historia.

4.    Mesianismo Hedonista, 1.981/3-2.011/12: los actores de la Transición crean escuela, olvidan la regeneración natural, se convierten en establishment y se dedican a lo que mejor saben: mesianismo transicional hedonista. De esta forma el discurso (que degenera en mentira descarada) se mantiene mientras se aprovechan las potencialidades del país, la formación de su población, su base industrial y su condición europea para traer al presente vía endeudamiento toda la riqueza posible y ponerla al servicio de la casta gobernante. Hubo un cierto amago regeneracionista, pero tras reunirse Aznar con el mesiánico Pujol, salió abducido y pasó de mesiánico-regeneracionista a tecnocrático-hedonista. Tras el 11-M vuelve el mesianismo-hedonista pero en versión incompetencia superlativa; así pues, se completa un nuevo destrozo generacional, algo que a futuro pondrá en riesgo la misma viabilidad si no prevalencia del país. Fase final del Saeculum mesiánico español. ¿Punto de inflexión el 22-M?

5.    ¿Tecnocracia Secular Regeneracionista 2.012-2.030 o Mesianismo Heroico Suicida 2.012-2.016? Ustedes deciden, todo dependerá de si ocurre cambio generacional (con Rajoy o con otro) y la verdadera Generación Perdida asume sus responsabilidades en el Gobierno de España.

       La Generación Perdida Española: nuestro país es el único caso contemporáneo en Occidente que, producto de su mesianismo incorregible, producirá el equivalente a la Generación Perdida. Corresponde a la Generación X (1.962-1981) y, como su homóloga americana, es “Nómada” según la denominación de Howe-Strauss, solo que aquí la podemos datar mejor por los puntos de inflexión de 1962 y de 1981/3.

       Lo primero que éstos se encuentran al entrar en el mercado laboral a primeros de los 80’s es el ajuste pendiente de las crisis petrolera, luego una reconversión industrial politizada, el parón nuclear, el ajuste y concentración bancaria (aquel bien hecho), los ajustes de la improvisada y electoral entrada en la CEE, el enfrentamiento mesiánico-hedonista entre Solchaga y Redondo-Camacho, la especulación de la beautiful, la recesión 93-94 y los ajustes presupuestarios de la misma por utilizar de forma populista las celebraciones centenarias; posteriormente, para los últimos de esta generación, hay un cierto respiro previo al euro pero, dado el daño industrial allá por el 2000, que encontraron cierto alivio en el sector de la construcción, de las cajas-bancos y las telecomunicaciones, de los media, pero ahora cargan con el credit-crunch permanente e innecesario de este gobierno incompetente y mesiánico (una combinación suicida) y les falta la Crisis Energética, la de Deuda Soberana y los ajustes de la UE, de Estados Unidos y de los BRICS, de las que hablaremos próximamente. Viviremos tiempos apasionantes nada idóneos para vagos y cobardes.

       Estos arregla-cosas, que han tenido, y tendrán, muy difícil (salvo chupópteros) desarrollar una vida simplemente normal, y que se han comido todos los marrones del mesianismo hedonista y aguantado a sus listillos arruina-vidas, que les dejarán una deuda inmensa y unas pensiones asistenciales por traerse del futuro la riqueza que generarán ellos y los siguientes, son, causalmente, la solución necesaria. Para ventaja de sus antecesores y descendientes son una generación abundante, pues son casi “baby-boomers” (ver página 2 años 2.009-2.027), y por tanto hay talento disponible, pero que, injusticias de su tiempo, padecerán en su vejez su baja natalidad consecuencia de las políticas de la fase económico-política del mesianismo-hedonista. Más nos vale que acertemos en el cambio sin ruptura y consigamos un orden intergeneracional que entierre el Mesianismo hispano al tiempo que nos evitamos otra generación perdida, la del 15-M. Será el fin de este Saeculum mesiánico.

© Luis Riestra Delgado 2011.

Publicado en Mayo 2.011.

Enlace a un interesante debate sobre este particular:

http://www.ivoox.com/economia-directa-16-11-2012-economia-generacional-audios-mp3_rf_1576279_1.html

Enlaces a artículos posteriores:

http://vozpopuli.com/blogs/4265-luis-riestra-crisis-generacional-espanola

http://vozpopuli.com/blogs/4294-luis-riestra-fractura-generacional-y-quiebra-estatal

Debate: Ciclos Largos y Delirios Económicos.

Los Vientos de la Historia en la España del Trigo y la Cizaña.

 

 

7 Comments to “Economía Generacional Española, 1930-2030.”

  1. […] la crisis española en un contexto político y económico más amplio a través del artículo Economía Generacional Española 1930-2030 publicado en Macro Matters. Con Eduardo García, Antonio Espín y David de […]

  2. […] con sus fantasías bancarias cuando no corrupciones. No puedo publicarles un Estudio basado en un enfoque Generacional de los agentes del cambio, pero las conclusiones de la ponderación de la influencia de los agentes […]

  3. […] de la Economía, cuyo efecto sobre el empleo explicamos la semana pasada y la anterior, y el de la Economía Generacional Española, donde la generación actual en el Poder ha llevado el Sistema a sus límites, agravando la […]

  4. […] Ciclos Largos basados en la Teoría de Kondratiev y en el Ciclo Generacional según Howe y Strauss (enlace a artículo sobre el caso español). Pueden escucharla en la siguiente […]

  5. […] estado en que dejaran los socialistas a nuestro país, la corrección de nuestros desequilibrios y el cambio generacional que vivimos en esta Era Política que ya muere es, tras su duro trance, la solución que traerá un nuevo orden cívico de nuestro encaje Global. […]

  6. Álvaro dice:

    Interesantisimo artículo…. me quedo con ganas de aprender mas… es una pena que el programa de economía directa ya no esté disponible en ivoox… ¿hay alguna manera de poder escucharlo?

    Un saludo

Leave a Reply